“Almacenados”

“Vamos a lo que vamos” – Sr. Lino
Almacenados (México, 2015) es un retrato de lo absurdo que es el trabajo y la vida laboral, aquello a lo que somos cruelmente arrojados jóvenes y viejos que, por no haber nacido en cuna de plata o heredado una gran fortuna, y viviendo en un sistema económico donde la igualdad y la justicia es la zanahoria que perseguimos cual burros de carga, estamos casi obligados a realizar.
Historia basada en la puesta escénica de David Desola y contada a través de la visión del director Jack Zagha, Almacenados cuenta la historia de Lino, un hombre mayor a punto de jubilarse de su trabajo como encargado de un almacén de mástiles para barco. Lino tendrá que entrenar en cinco días a su sucesor, el joven Nin, quien lleno de cuestionamientos e inquietudes sobre su nuevo empleo, hacen a Lino reflexionar sobre su labor durante los 39 años que lleva laborando en la empresa.

El trabajo se convierte en el McGuffin de la historia. La vida laboral nos brinda un respiro cuando se tienen responsabilidades de las cuales depende nuestra supervivencia, y la de otras personas que a su vez dependen de nosotros. Otro de los temas rescatables en la trama es esa tendencia por ver a nuestra actividad laboral como una necesidad de sentirse útil, y más en personas de la tercera edad que continúan trabajando, como es el caso del señor Lino.
La adaptación cinematográfica de la obra se sustenta en su propuesta visual, la utilización del color y las texturas que dan soporte a la carga emotiva que la trama requiere. Además se aprecia un inteligente uso del sonido cuando los silencios transmiten el sentir de los personajes, ese vacío reforzado por el mismo vacío del viejo y desgastado almacén.
Referente a las actuaciones, la increíble trayectoria sobre los escenarios y pantallas de José Carlos Ruiz se ve reflejada en su interpretación verosímil de un hombre en los albores del retiro, con la sensación de inquietud y deseo de persistir y continuar dentro del juego. A su lado se encuentra Hoze Meléndez, originario de Baja California y ganador del Ariel por mejor coactuación masculina en esta película, encarando a este joven inconforme e inquieto, cuyo comportamiento es influenciado por la carga ideológica de su generación. Ambos actores crean una interesante interpretación de estos dos polos generacionales que chocan en un espacio donde cualquier situación es vista de distinta manera por, de nueva cuenta, una carga ideológica generacional construida.

Así que, si odias tu trabajo, o amas tu trabajo, o quieres ver qué hay más allá de tus ocho horas diarias y la limosna quincenal, vale la pena ver este largometraje que no sólo te hará reflexionar sobre lo absurdo de la cotidianidad, sino que te permitirá experimentar el modo de hacer las cosas por la vieja escuela y el interiorizar sobre nuestro rol de engranes dentro de la maquinaria social que avanza vorazmente, tomándonos, utilizándonos y, por último, jubilándonos.

 

Escrito por: Arturo Santos para Transmedios.TV

Review overview